Tratamientos


Rehabilitación Neuro-Músculo-Esquelética


La rehabilitación Neuro-Músculo-Esquelética se encarga de dar solución a las diferentes disfunciones, mejorando los 3 pilares fundamentales, tanto individual como interrelacional. Se entrega un balance de estos tres ejes con la rehabilitación, para así llegar a un estado emocional óptimo y sin dolor ni medicamentos para controlarlo.
Este tratamiento se da a pacientes con eventos traumáticos y atraumáticos. El fundamento está en tratar la causa y no la consecuencia, mejorando la función del paciente.



Rehabilitación Visceral


Las vísceras tienen una relación íntima con la columna tóracolumbar. Todas tienen relaciones con diferentes segmentos de la columna. Además se presentan patrones de dolor referido músculo-esquelético causado por un mal funcionamiento visceral. 4 de cada 5 pacientes presentan trastornos viscerales, aunque no tengan gran molestia o sintomatología que no le permita realizar sus actividades de la vida diaria con una cierta “normalidad”.
Síntomas como estreñimiento o constipación, menstruaciones alteradas en flujo y días, acidez, edema en extremidades, etc. son síntomas de que la/s víscera/s no funcionan de forma correcta.
El tratamiento va en reconocer si el dolor músculo-esquelético es producido por la víscera, o los problemas viscerales están dador por un mal funcionamiento a nivel de la columna tóracolumbar.



Rehabilitación deportiva


A ningún deportista le gusta tener que detenerse o abstenerse de realizar su actividad deportiva. La seguidilla de lesiones, las cuales no se solucionan con tratamientos convencionales genera un trastorno a nivel físico y emocional del deportista.
Con la Terapia Manual se puede cambiar esto, ya que buscaremos exhaustivamente durante la evaluación la causa de estas lesiones, diferenciando si es un trastorno neuro-viscero-músculo-esquelético, gesto técnico o alimentación. La nutrición es un elemento clave en los deportistas, pudiendo evitar las lesiones a futuro y elevando el rendimiento, haciéndolo óptimo para las diferentes actividades.
Además, los procesos de recuperación se hacen más cortos.



Artrosis


Cuántas veces ha escuchado que una persona tiene artrosis, la cual es producida por la “edad” y que no tiene solución. Esto no es así.
Cuando las personas presentan artrosis o trastornos degenerativos causados por la edad se debería producir en ambos lados del cuerpo, no en 1 cadera, rodilla, hombro, etc. Cuando se generan procesos artrósicos en 1 articulación, en desmedro de la otra (misma articulación), no es la edad. Es una disfunción que está causando como respuesta el desgaste anticipado del cartílago articular.
Con la terapia manual se puede detener este desgaste acelerado del cartílago articular, disminuyendo la sintomatología y mejorando a gran nivel la funcionalidad.



Bruxismo


El bruxismo es una alteración que afecta a muchas personas. Personas que ni siquiera se dan cuenta que bruxan o, hasta, rechinan los dientes durante día y noche. Cuando la persona bruxa de día, sin darse cuenta, es el estado más crítico del problema.
Usualmente estas personas presentan dolor de cabeza o cuello.
Otros se despiertan en la mañana con dolor de cabeza y/o cuello. Esto porque bruxan durante la noche. Este sería un estado inicial de la disfunción.
Con la terapia manual podemos ayudar a mejorar la alineación de la columna cervical alta y la articulación temporo-mandibular, disminuir la tensión excesiva de la musculatura cráneo-cervical y entregarle la estabilidad necesaria para que funcione de manera correcta, disminuyendo completamente el dolor.



Integración Sensorial


Nuestros sentidos nos brindan constante información de cómo se encuentra nuestro cuerpo en el espacio. Es una actividad constante del subconsciente, similar a la respiración. Esto nos permite adaptarnos a las diferentes situaciones del ambiente.
Cuando esto se altera se produce la Dispraxia. La dispraxia es un estado anormal de los propioceptores del cuerpo (censan posición de nuestro cuerpo en el espacio). La dispraxia se da en niños o adolescentes, hasta los 16 años. Generalmente se da en niños que poseen déficit atencional. A estos niños se les medica con ritalin o derivados, pudiendo producir efectos adversos en la adolescencia o adultez, como depresión.
Con la terapia manual no necesitará medicar a su hijo/hija.
Con la realización de técnicas específicas de tratamiento de la dispraxia y cambios nutricionales se mejorará la coordinación motora, percepción y control de su cuerpo, estereognosia, equilibrio, alerta de su cuerpo, cognición y atención, entre otras.